Visita Bilbao y sus alrededores

Slider

Bilbao-Bizkaia ofrece a quien la visita una mezcla increíble de paisaje, tradición y modernidad. Mientras que el territorio conserva lo más auténtico de la cultura vasca, al tiempo Bilbao, su metrópoli se presenta como vanguardia de la arquitectura, la tecnología y la industria.


Y cómo olvidarnos de la gastronomía. Nuestro territorio se enorgullece de su gusto por la cocina, recurso que va desde lo más tradicional a lo más vanguardista, todo ello en una mezcla exquisita.

Recorrer Bizkaia es ir del pasado al futuro en apenas unos pasos. Paseando por las calles de Bilbao podremos apreciar el tremendo cambio que ha experimentado la urbe en las últimas décadas. Testigos fieles de ese cambio son sus museos; comenzando por el reconocidísimo Museo Guggenheim Bilbao o el de Bellas Artes, una de las principales pinacotecas a nivel estatal, custodio de las obras de Goya, Zurbarán o Vasarely, pasando por el Museo Vasco, el Marítimo o el de Arqueología.

El alter ego a ese Bilbao de vanguardia lo encontraremos en las callejuelas del Casco Viejo, con sus comercios llenos de vida y sus bares donde degustar magníficos “pintxos”. Bilbao, el de antes y el de ahora, es todo un descubrimiento por hacer.

Ría abajo, en busca del mar, van apareciendo otros paisajes urbanos de distinto perfil y carácter: Santurtzi, la marinera o Portugalete, por ejemplo, propietaria junto a la vecina Getxo del majestuoso Puente Colgante (Puente Bizkaia), Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Y llegando a la costa o al mar, según se prefiera, dependiendo donde se sienta cada uno más cómodo, aún queda todo un universo por descubrir.

Los pueblos del litoral de Bilbao-Bizkaia, varios de ellos acreedores del título de Villa, vecinos de un mar cuyas bravas aguas generan rompientes de olas perfectas para la práctica del surf; lugares como Bakio, al que le precede su reputación de municipio txakolinero por excelencia – no en vano allí se ha inaugurado recientemente el Txakolingunea o Centro de Interpretación sobre un vino propio, irrepetible fuera del País Vasco; los puertos pesqueros, desde Bermeo, con su original Museo del Pescador, a Elantxobe, Lekeitio u Ondarroa; la reserva de la Biosfera de Urdaibai, que cuenta con el Centro de la Biodiversidad de Euskadi en la Torre Madariaga,…

Y cómo olvidarse de nuestros singulares entornos del interior, lugares como Karrantza y sus premiadas cuevas de Pozalagua; Balmaseda y su puente medieval, lugar en el que donde visitar, además, por ejemplo, entre otras cuestiones, la decimonónica fábrica de boinas de La Encartada; Durango y Elorrio, con su particular necrópolis de Argineta y su, pródigo en figuras monumentales, casco medieval; Gernika-Lumo, con su Árbol Sagrado, símbolo imperecedero de las libertades del Pueblo Vasco, la Casa de Juntas o el Museo de la Paz, recuerdo del infausto bombardeo durante la Guerra Civil; muy cerca de Gernika, Santimamiñe y sus cuevas, Patrimonio de la Humanidad, también, y el cercano Bosque de Oma, mágico enclave pintado por el artista vasco Agustín Ibarrola, maestro del Land Art.

Conocer Bilbao-Bizkaia y sus recursos turísticos es ahora más fácil que nunca gracias a la Bilbao Bizkaia Card. Más de 25 lugares de interés para ser descubiertos de una forma rápida e integrada. Además, para evitarte el más mínimo inconveniente, hemos insertado en el mismo soporte, todo el transporte público que opera en el territorio. Todo en un único sistema. Ahora ya no tienes excusas para fundirte con Bizkaia. Bilbao-Bizkaia, siempre pensando en ti.

Visita la página de Bilbao Turismo para ampliar información y planificar tu viaje